Su fórmula con aceite de almendras, manteca de karité y filtros físicos, mantiene la piel del bebé sana, hidratada y muy suave.

La crema hidratante facial para bebé con fotoprotector SPF 30, está especialmente formulada para el cuidado diario de la delicada piel del bebé, reforzando el manto protector epidérmico y protegiéndolo de las agresiones externas.

Contiene aceite de almendras con ácidos grasos esenciales que ayudan a eliminar afecciones cutáneas como dermatitis, irritaciones, sequedad o piel atópica. Junto con la manteca de karité potencia la regeneración celular, y tiene un gran poder nutritivo e hidratante para la sensible y delicada piel del bebé.