Protege de los efectos nocivos del sol casusante de eritemas solares, deshidratación cutánea y alteraciones celulares a largo plazo.

El fotoprotector pediátrico SPF 50 asegura una protección solar extrema de bebés, niños y pieles muy sensibles o atópicas.

Es un protector solar infantil indicado para las primeras exposiciones frente al sol, y es eficaz en condiciones extremas de exposición como alta montaña, mar o nieve.

No contiene filros químicos, y está formulado con urea y vitamina E, lo que aporta una gran hidratación y protección frente al daño celular y los radicales libres.